jueves, 26 de abril de 2012

Diferencias entre la escuela y la vida


Me gustaría proponeros debatir sobre el modelo de aprendizaje más moderno y efectivo. Os traigo este mensaje tan directo y colorido de Unlearning School que ejemplifica claramente una de las diferencias entre la escuela y la vida que creo que habría que evitar.
En la escuela se dividen los contenidos por asignaturas compartimentadas, y, aunque en teoría se puede trabajar con proyectos transversales y se trata de trabajar competencias y contenidos de otras áreas, al final, el resultado es que los alumnos terminan recibiendo el conocimiento como si viniera en cápsulas estancas y no de forma relacionada y natural.
Realmente, y especialmente en Primaria, es innecesario separar los contenidos en asignaturas cerradas. Todo, en la vida, está en contacto con todo y podemos adquirir conocimientos de forma global.
Y, en mi experiencia como educadora, también es factible hacer eso en Secundaria trabajando en el centro del interés del alumno y por proyectos libremente elegidos, contando con la asesoría de un buen tutor que respete el aprendizaje natural y respete la individualidad del educando.
Esto me recuerda un vídeo en el que el genial profesor Asimov explicaba como deberían aprender los niños en el futuro (es decir, hoy, pues el vídeo tenía unas cuantas décadas). Lástima que, en gran medida, las facultades proféticas del gran científico y escritor fallaran en esta ocasión.
La escuela debe parecerse a la vida, de hecho, debería fundamentarse en las formas y sistemas que tiene la vida “real”, donde elegimos lo que aprender, descubrimos por interés y nos movemos con flexibilidad en entornos y grupos. O, al menos, es lo que debería ser. En vez de botes estancos, un gran derroche de color y creatividad en el que todos los colores se mezclan.
Via | Unlearning school
En Bebés y más | Mapas mentales para niños pequeños, La ciencia en casa