domingo, 12 de septiembre de 2010

Una guardería con cimientos

Un muy buen reportaje de la periodista almeriense.
ELPAIS.com - Educación
Las escuelas infantiles ayudan a ser autónomo y desarrollar las habilidades sociales. Pero hay que tener cuidado con los centros no autorizados o aquellos sin un proyecto curricular. Lo principal es la educación.

Cu-cú.Irene se tapa con las manos su cara de niña lista, un procedimiento que parece infalible cuando una acaba de cumplir dos años y aún anda por la vida con pañal incorporado. Sus papás también conocen ese juego tan divertido de las apariciones y las desapariciones, y lo practican cada mañana. Salen de casa rumbo al cole, que se llama Las Nubes y está en una calle tranquila del distrito madrileño de Retiro. La dejan en su clase. Se cubren el rostro. Cu-cú. Ya no están. No pasa nada porque en su lugar se han materializado Mónica, su educadora, y otros niños y niñas de su edad, con los que empieza a relacionarse. Juntos aprenden canciones y colores, a comer solos y a lavarse las manos en el cuarto de baño. Leen cuentos en la biblioteca, participan en teatros de marionetas, desarrollan la motricidad, el lenguaje, las habilidades sociales, el intelecto, ganan en autonomía.
Seguir leyendo.